Lentes para crear un proyecto

Antes de empezar a crear un proyecto de gamificación, hay que tener presente qué queremos conseguir con él en nuestros alumnos y a que elementos les daremos prioridad. Aquí analizo las 10 lentes que he considerado más importantes para un proyecto de gamificación:

  1. Sorpresa: Creo que el elemento sorpresa es vital en un proyecto de gamificación, ya que los jugadores pueden perder rápidamente la motivación si no hay nada que les saque de la rutina diaria del juego. Es importante para el creador pensar en si los jugadores se verán sorprendidos durante el juego, si la historia y las reglas también tendrán sorpresas (para evitar que conozcan el desenlace de antemano), si la tecnología también va a sorprender (ya sea por su diversidad o por su impacto) o si las reglas van a dar a los jugadores formas de sorprenderse entre ellos o a ellos mismos.
  2. Pasión: Otro elemento fundamental de cualquier cosa que hagamos en la vida y en nuestra profesión, y también de cualquier proyecto de gamificación. Preguntarse apasionadamente lo bueno que será el juego, si se pueden cambiar cosas para recuperar esa motivación inicial, etc. me parece básico para el proyecto.
  3. Reglas: Todo juego empieza para el creador por una mecánica (M en el método MDA). Ésta se ve plasmada en las reglas de nuestro juego. Es bueno preguntarse si merece la pena incorporar todas las reglas al principio del juego, o por el contrario ir incorporándolas progresivamente para crear emoción. Por último, también tenemos que valorar si son sencillas de entender o demasiado complejas para que el juego fluya.
  4. Competición: Es la base de la mayoría de los juegos. Si nuestro proyecto tiene una dinámica de competición como parte fundamental, es importante preguntarnos si los jugadores van a querer ganar el juego y porqué, si se van a sentir de alguna forma orgullosos, si todos los jugadores van a tener las mismas posibilidades de ganar… Estrategias muy importantes para el buen desarrollo de un juego.
  5. Cooperación: Aunque un juego se base en competición, para mi debe tener dosis de cooperación en su interior. Es fundamental. Para ello podemos formar grupos para el juego y preguntarnos constantemente si al trabajar juntos se refuerzan sus relaciones personales o, en cambio, va en detrimento de estas (cosas que al principio pasan cuando un jugador colabora menos que otro), si los jugadores se conocen bien, si deben tener el mismo rol o bien roles diferentes…
  6. Momentos: Cuando el juego empieza a desarrollarse, se entra en una especie de agujero negro donde los jugadores se ven arrastrados por la mecánica del juego. Es importante decidir cuáles van a ser los momentos especiales de nuestro juego (aquellos que les marcarán y les harán evocar emociones) así como preguntarnos como poder conseguir que cada momento del juego pueda ser tan poderoso como sea posible.
  7. Historia: Para mí, un buen proyecto de gamificación debe poseer una historia poderosa detrás. Una narrativa que lleve a los alumnos a sumergirse en el juego y en el mundo que queremos recrear con él. Así pues, esta narrativa tiene que ser significativa, interesante para los alumnos, integrada totalmente en la estructura del juego y reforzada por las mecánicas y tecnologías que se usen. Así, el juego tendrá un sentido mucho más amplio.
  8. Avatar: Si introducimos a los alumnos en un mundo imaginario, tendremos que ofrecerles la posibilidad de crear un avatar que sea representativo para ellos y con el que se puedan sentir identificados. Esta parte hará que los alumnos consideren el juego como algo suyo, una parte de ellos mismos.
  9. El equipo: En mi idea de gamificación, la colaboración y cooperación entre ellos es fundamental. Para eso, siempre habrá que distribuir a los alumnos en equipos y aquí es donde nacen muchas cuestiones a considerar: Es el equipo idóneo para el juego, se comunican de forma fluida y correcta, están cómodos entre ellos, se respetan ellos y sus decisiones, son capaces de llegar a acuerdos… Preguntas muy complejas y que hacen muy difícil la elaboración de equipos, sobre todo si no conocemos muy bien a nuestros alumnos.
  10. Tu propósito secreto: Ésta es la carta que más importante me parece antes de desarrollar un proyecto: ¿Para que estoy haciendo esto? En mi caso la respuesta es muy compleja y diversa: Se crea un proyecto para motivarles, para inspirarles, inculcarles valores, la necesidad de aprender, y muchísimas cosas más. Es un proyecto de finalidades titánicas, que poco a poco irán aflorando a la superficie.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s